El efecto contagio para montar empresas

A más de uno la historia de los tres tipos en un piso le parecerá poco seria, aunque en realidad sea el ingrediente básico. Es justamente esta situación precaria, con todas sus connotaciones, la que permite comenzar la aventura de crear una start-up con posibilidades de éxito.

Tres tipos en un piso son tres personas que no tienen otras armas que su capacidad de trabajo, extremadamente focalizadas y que desconocen el significado de la palabra horario de trabajo. Pueden arriesgar todo porque no tienen nada que perder. Son jóvenes y no tienen compromisos. No van en camiseta por razones de estilo, es lo que visten normalmente.

Es la juventud y la energía para trabajar a horas intempestivas, lo que les hace tener el valor de lanzarse. De tener más experiencia y conocer a priori el esfuerzo necesario para el proyecto, nadie lanzaría una start-up. La ignorancia hace que solo se preocupen de los problemas cuando se presentan, lo que se vuelve una ventaja. Si se planteasen resolver todos los problemas por anticipado nunca llegarían a la fase de lanzamiento del proyecto.

Leer la historia completa en
http://www.alzado.org/articulo.php?id_art=611

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *